De GinExeltis

Cambios en la percepción e intensidad del dolor a lo largo del ciclo menstrual

Cambios en la percepción e intensidad del dolor a lo largo del ciclo menstrual

En diversos estudios científicos también se han observado resultados inconsistentes en cuanto a la asociación del estradiol y la percepción del dolor en el sexo femenino. Los niveles más bajos de estrógeno se han asociado con un incremento en la respuesta proinflamatoria, por otro lado, la terapia hormonal biológica no tiene un efecto tan prometedor sobre la disminución de la respuesta inflamatoria. Por otro lado, en un estudio realizado por Hellman y colaboradores, se observó un incremento en la sensibilidad al dolor en correlación con incremento de los niveles de estradiol. Aunque aún no es tan claro cómo sucede, la mayoría de los estudios están de acuerdo en que las fluctuaciones en los niveles hormonales llevan a un incremento en el dolor, mientras que los niveles hormonales “estables” sirven como un mecanismo protector contra la nocicepción en hembras. Esto ha sido confirmado a nivel clínico en mujeres que experimentan más frecuentemente cefalea antes del periodo menstrual, debido al descenso abrupto de los niveles de estrógeno, sugiriendo también que los cambios súbitos de los niveles hormonales inducen hiperalgesia.

La progesterona también ha sido involucrada en la señalización que involucra al dolor. La alopregnanolona, un metabolito de la progesterona reduce la activación de el núcleo caudal del trigémino, al interactuar con los receptores GABA A, con lo cual se pone de manifiesto un potencial efecto protector contra el dolor. La progesterona también se cree que actúa como un “neuro-esteroide” en las neuronas sensoriales periféricas del cuerno dorsal.

En un estudio realizado por Bajaj y sus colaboradores, se demostró que el umbral al dolor por calor era significativamente menor durante la fase ovulatoria del ciclo menstrual, en comparación con las otras fases menstruales. En ese mismo estudio se demostró que el umbral al dolor por presión a nivel de la espalda disminuía durante la fase ovulatoria. Lo notable es que la fase ovulatoria es precedida por una elevación de estrógenos, hormona luteinizante y hormona folículo estimulante y después por una caída inmediata en esos niveles. Estos hallazgos confirman la hipótesis de que las fluctuaciones en los niveles de estrógeno incrementan la intensidad del dolor y aumenta la posibilidad de que se experimente dolor en los días posteriores a la caída súbita de esos niveles hormonales. En mujeres que no toman ningún anticonceptivo hormonal, la sensibilidad al dolor más alta ocurre cuando hay caída súbita en los niveles de estradiol, que es a mitad del ciclo durante lo días 13-15. También hay incremento en la sensibilidad al dolor durante el pico de estradiol en la fase folicular (días 8-10).

Fuentes:

  1. Athnaiel O, Cantillo S, Paredes S, Knezevic NN. The Role of Sex Hormones in Pain-Related Conditions. International Journal of Molecular Sciences. 2023; 24(3):1866. https://doi.org/10.3390/ijms24031866
  2. Hellman KM, Oladosu FA, Garrison EF, Roth GE, Dillane KE, Tu FF. Circulating sex steroids and bladder pain sensitivity in dysmenorrhea. Mol Pain. 2021 Jan-Dec;17: 17448069211035217. doi: 10.1177/17448069211035217.

239