De GinExeltis

Lactobacillus iners y su producción de ácido láctico

Lactobacillus iners y su producción de ácido láctico

El microbioma vaginal juega un papel importante en la salud de todos los seres humanos. Gracias a la metagenómica y a la técnica de secuenciación parcial del gen 16S rRNA, se han identificado alrededor de 250 especies bacterianas en la vagina. Entre ellas, los Lactobacillus son los más frecuentemente detectados en la vagina sana y es bien conocido que producen ácidos orgánicos, peróxido de hidrógeno, bacteriocinas y otros compuestos antimicrobianos. Lactobacillus iners fue descrito por primera vez en 1999 y es una de las especies del microbioma vaginal más prevalentes.

Los biofilms son estructuras bacterianas que están fuertemente adheridas a la superficie y son conocidas por darles a las bacterias resistencia a la respuesta inmunológica y terapia antibiótica. Se ha demostrado que la formación de biofilm sobre las células epiteliales está fuertemente asociada con las infecciones vaginales. También hay suficiente evidencia de que la vaginosis bacteriana se asocia con la presencia de un biofilm polimicrobiano en el que Gardnerella vaginalis es la cepa bacteriana dominante sobre el epitelio vaginal. Se ha hipotetizado que las subespecies de Gardnerella inician la formación del biofilm, que apoya la adhesión de otras bacterias asociadas a la vaginosis bacteriana al epitelio vaginal y que estas últimas todavía se encargan de hacer “más grueso” ese biofilm.

Los biofilm de Gardnerella sirven como una especie de “escudo” contra los antibióticos. Incluso, se ha visto que sirven como reservorios de las bacterias para continuar replicándose. Los lactobacilos vaginales endógenos previenen la colonización de bacterias patogénicas, a través de la producción de ácido láctico, que reduce el pH vaginal y restringe potencialmente el crecimiento de bacterias patógenas. Sin embargo, la habilidad de producir ácido láctico por las diferentes especies de Lactobacillus es algo que se ha descrito recientemente después de estudios del microbioma, en los que se han diferenciado principalmente L. crispatus, L. gasseri y L. jensenii como productoras de ácido láctico “D” y “L” al fermentar el glucógeno, mientras que L. iners puede producir únicamente ácido láctico “L” únicamente, ya que carece de una enzima llamada D-lactato deshidrogenasa. Debido a esta ausencia de ácido láctico “D”, el índice ácido láctico L/D es mayor en la vagina con predominancia de L. iners. Esto tiene consecuencias en cuanto al sistema inmune, ya que puede elevar el inductor de metaloproteinasas de matriz extracelular y por consiguiente activar la metaloproteinasa de matriz 8, que facilita la ruptura de matriz extracelular y ayuda a que las bacterias se alojen más fácilmente al   epitelio cervical y de ahí al tracto genital superior. Además, se ha reportado que el ácido láctico “D” tiene mayor efecto inhibitorio en bacterias exógenas que el ácido láctico L. Por ello se cree que esta es una de las causas por las que L. iners es menos efectivo para la prevención de infecciones.

 

Fuentes:

  • Zheng N, Guo R, Wang J, Zhou W, Ling Z. Contribution of Lactobacillus iners to Vaginal Health and Diseases: A Systematic Review. Front Cell Infect Microbiol. 2021 Nov 22; 11: 792787.
  • Muzny C. A., Taylor C. M., Swords W. E., Tamhane A., Chattopadhyay D., Cerca N., et al. An Updated Conceptual Model on the Pathogenesis of Bacterial Vaginosis. Infect. Dis. 2019, 220 (9), 1399–1405.

638