De GinExeltis

La emergencia de infecciones fúngicas multirresistentes

La emergencia de infecciones fúngicas multirresistentes

La mayoría de las organizaciones de salud, incluyendo la Organización Mundial de la Salud (OMS), no tienen un programa de vigilancia epidemiológica para infecciones fúngicas, a pesar de que las infecciones fúngicas invasivas presentan una tasa de mortalidad alta a nivel mundial, a menudo excediendo el 50%.

Las infecciones fúngicas han sido poco documentadas y reconocidas, probablemente debido a la necesidad de tratar otras infecciones bacterianas o virales más severas. Sin embargo, las micosis ya no deberían de ser ignoradas.

Los signos y síntomas de una infección fúngica aparecen durante la terapia antibiótica, particularmente debido a agentes fúngicos oportunistas. En general, las infecciones micóticas invasivas afectan a las personas inmunocomprometidas.

El aumento de casos de personas con inmunodeficiencia humana y otros factores como el envejecimiento de la población, que también son más susceptibles a estas infecciones oportunistas, así como mejoras en los métodos diagnósticos, han llevado a que aumente la prevalencia de infecciones fúngicas. Aunado a esto, las infecciones fúngicas también pueden ocurrir en personas saludables, así que es difícil controlar su propagación. Por lo tanto, debería de darse mayor consideración al monitoreo de las infecciones micóticas.

Además, se ha visto cada vez más resistencia a los antifúngicos, por ejemplo, la exposición previa a fluconazol ha demostrado que incrementa el riesgo de infecciones por Candida, en pacientes inmunocomprometidos. Algunas especies son más resistentes que otras, como: Candida glabrata, Candida krusei, Candida lusitaniae y la nueva variante de levadura Candida auris

Dada la rápida evolución de resistencia a antifúngicos y aumento en la prevalencia de micosis, hay una necesidad urgente de mejorar la eficacia de los tratamientos actuales y desarrollar nuevas estrategias terapéuticas. Se ha considerado el uso de fármacos antifúngicos ya existentes para tener una actividad sinérgica, sin embargo, aún no se encuentra la solución “milagro”.

El desarrollo de nuevos antifúngicos representa un desafío importante para la industria farmacéutica, ya que los hongos son organismos eucariotas y tienen una relación evolutiva cercana con sus huéspedes humanos. Además, el desarrollo de nuevos fármacos es bastante costoso y conlleva tiempo y riesgos, por lo que se están buscando nuevos objetivos terapéuticos que involucran enzimas y vías metabólicas, así como nuevas formulaciones y generaciones de fármacos que están bajo desarrollo, son de amplio espectro o tienen actividad antifúngica y que potencialmente puedan superar las resistencias actuales. La estrategia de “reposicionar fármacos”, que implica el uso de fármacos ya indicados para otra enfermedad, ha ganado popularidad en los años recientes ya que se ha probado efectiva, particularmente en oncología, cardiología y enfermedad de Alzheimer.

Estos fármacos que están siendo “re investigados” ya han completado ensayos clínicos, se conoce su potencial tóxico y los procesos de desarrollo e investigación pueden ser considerablemente de mucho mejor costo, permitiendo un potencial uso clínico más rápido.

Fuente:  Peyclit L. Drug Repurposing in Medical Mycology: Identification of Compounds as Potential Antifungals to Overcome the Emergence of Multidrug-Resistant Fungi. Pharmaceuticals 2021.

https://doi.org/10.3390/ph14050488

184