De GinExeltis

Los psicobióticos, una nueva clase de probióticos

Los psicobióticos, una nueva clase de probióticos

La depresión y ansiedad son de los trastornos mentales más comunes, que afectan a millones de personas a nivel mundial. En Estados Unidos, uno de cada 5 adultos tendrá depresión clínica y por tanto su calidad de vida se verá afectada. Los tratamientos farmacológicos actuales suelen tener efectos adversos o ser suspendidos por los pacientes de forma abrupta.

Los “psicobióticos” son una clase especial de probióticos que pueden aportar beneficios a la salud mental de los individuos. Difieren de los probióticos convencionales por su habilidad de producir o estimular la producción de neurotransmisores, ácidos grasos de cadena corta, hormonas entero endocrinas y citocinas antiinflamatorias.

Las bacterias psicobióticas más comunes pertenecen a las familias de Lactobacilli, Streptococci, Bidifobacteria, Escherichia y Enterococci. Se ha demostrado que participan en la comunicación bidireccional entre el sistema gastrointestinal y el sistema nervioso.

La administración de probióticos y prebióticos como “psicobióticos” para el tratamiento de la depresión y ansiedad fue sugerida en 2005 por los investigadores Logan y Katzman. Pero ya desde 1910 se habían utilizado lactobacilos para tratar los síntomas melancólicos asociados a constipación en pacientes hospitalizados.

Dentro de las investigaciones actuales existen limitaciones como las escalas utilizadas para evaluar el estado del ánimo y la heterogeneidad de la intervención debido al tipo de probiótico utilizado. En un meta análisis realizado por Smith y colaboradores, para evaluar las investigaciones sobre el efecto de los psicobióticos en el estrés, ansiedad y depresión. Incluyeron 9 estudios, de los cuales 7 demostraron una reducción ya sea en ansiedad o depresión por medio del consumo de psicobióticos.

Actualmente, se postula que los psicobióticos pueden ser prescritos como tratamiento adyuvante de los psicotrópicos, sin embargo, aún continúan en investigación los posibles efectos adversos y beneficios específicos a cada cepa, ya que además algunas bacterias podrían no ser recomendadas en pacientes inmunocomprometidos. Además, se ha observado que los psicobióticos tienen un “efecto techo” en el que los beneficios potenciales son revertidos posterior a su suspensión y por lo tanto aún faltan investigaciones que avalen por completo el beneficio de su uso.

Fuente:

  1. Flowers SA, Ellingrod VL. The microbiome in mentalhealth: potential contribution of gut microbiota in disease and pharmacotherapy management. Pharmacotherapy .2015;35(10):910–6.
  2. Smith KS, Greene MW, Babu JR, Frugé AD. Psychobiotics as treatment for anxiety, depression, and related symptoms: a systematic review. Nutr Neurosci. 2021 Dec;24(12):963-977.
  3. Sharma, R., Gupta, D., Mehrotra, R. et al. Psychobiotics: The Next-Generation Probiotics for the Brain. Curr Microbiol 78, 449–463 (2021)

465