De GinExeltis

Preeclampsia y deficiencia de vitamina D

Preeclampsia y deficiencia de vitamina D

La Preeclampsia afecta aproximadamente al 3-15% de los embarazos y tiene consecuencias letales tanto para la madre como para el feto. Además, es una de las principales causas de parto prematuro iatrogénico y se asocia con restricción de crecimiento intrauterino. Para cualquier obstetra representa un reto y su incidencia ha ido incrementando en las últimas décadas.

Los factores de riesgo más conocidos para su desarrollo son: primiparidad, antecedente de preeclampsia, embarazo múltiple, diabetes, obesidad y trombofilia. Es una enfermedad multisistémica que combina la elevación de hipertensión arterial con proteinuria y se caracteriza por una respuesta inmune materna anormal a la implantación, que se expresa como disfunción endotelial, activación de cascada de coagulación, incremento de resistencias vasculares y agregación plaquetaria. El sistema renina angiotensina (SRA) regula la presión arterial y hay varios estudios epidemiológicos que asocia la elevación de su actividad con niveles inadecuados de 25-OH-vitamina D debido a que esta última actúa como un modulador endocrino del SRA.

Además, la vitamina D podría modular la síntesis de adipocinas, suprimir la proliferación de células vasculares de músculo liso y modular la disfunción endotelial. Las enzimas requeridas para la síntesis de 1-25(OH) vitamina D y los receptores de vitamina D han sido detectados en placenta. En estudios en los que se han medido niveles de vitamina D en mujeres con Preeclampsia, hay diferencia en comparación con los controles, especialmente en verano. También se ha visto una expresión alterada de las enzimas tisulares en placentas de mujeres con Preeclampsia.

En 2007, Bodnar y colaboradores describieron la deficiencia de vitamina D materna como un factor de riesgo independiente para el desarrollo de Preeclampsia. En 2013, un metaanálisis mostró que los niveles de 25-OH vitamina D, menores a 20 ng/mL, estaban asociados con un incremento en el riesgo de Preeclampsia. En 2022, Zhao y colaboradores reportaron que los niveles más altos de vitamina D estaban asociados con un menor riesgo de Preeclampsia [OR0.74(95%CI0.60–0.90)].

En una revisión Cochrane realizada en 2019 en la que se incluyeron 4 estudios aleatorizados prospectivos, se llegó a la conclusión de que la suplementación con vitamina D3 reduce el riesgo de preeclampsia [RR0.48(95%CI0.30–0.79)].

Sin embargo, uno de los estudios que más a cambiado nuestra perspectiva sobre la suplementación de vitamina D en el embarazo, fue realizado por Hollis y colegas, quienes demostraron que la suplementación con 4000 UI de vitamina D durante el embarazo era efectiva, sin riesgos de hipercalcemia o hipercalciuria. Las mujeres embarazadas a las que se les administraron dosis de 400 UI/ 2000 UI o 4000 UI de vitamina D desde la semana 1216 del embarazo, alcanzaron concentraciones de vitamina D al término del embarazo de 31.6, 39.3 y 44.5 ng/mL, respectivamente. Las mujeres que alcanzaron concentraciones de vitamina D mayores a 32 ng/mL tuvieron menor riesgo de cesárea y de Preeclampsia. Los autores entonces sugirieron que la dosis estipulada para suplementar a las mujeres embarazadas subiera a 4000 UI y que se hiciera un monitoreo de niveles de 25-OH vitamina D para alcanzar los niveles óptimos en el embarazo.

 

 

Fuente:

  • Mansur JL, Oliveri B, Giacoia E, Fusaro D, Costanzo PR. Vitamin D: Before, during and after Pregnancy: Effect on Neonates and Children. Nutrients 2022, 14, 1900.
  • Zhao X, Fang R, Yu R, Chen D, Zhao J, Xiao J. Maternal Vitamin D Status in the Late Second Trimester and the Risk of Severe Preeclampsia in Southeastern China. 2017 Feb 14;9(2):138.
  • Bodnar LM, Catov JM, Simhan HN, Holick MF, Powers RW, Roberts JM. Maternal vitamin D deficiency increases the risk of preeclampsia. J Clin Endocrinol Metab. 2007 Sep;92(9):3517-22.

318