De GinExeltis

Vitamina D y hormona antimülleriana

Vitamina D y hormona antimülleriana

La deficiencia de vitamina D3 es ya reconocida como un problema a nivel global que incrementa el riesgo de padecer diversas enfermedades crónicas. El estado de vitamina D3 en el organismo depende de la exposición solar, la dieta, suplementación, estilo de vida y factores genéticos.

Diversos estudios han sugerido que la vitamina D3 juega un papel importante en la regulación de los procesos ováricos que determinan la fertilidad femenina. En la mujer, el potencial reproductivo es expresado como el número de folículos primarios en el ovario, conocido como reserva ovárica. Ésta va disminuyendo con la edad, como resultado del reclutamiento de folículos primarios. Este proceso a su vez está controlado por factores de crecimiento y hormonas, entre las cuales la más importante es la hormona antimülleriana (AMH).

La AMH es producida por las células de la granulosa de los folículos preantrales y antrales tempranos e inhibe el reclutamiento inicial de folículos, manteniendo la reserva ovárica. Recientemente se ha discutido ampliamente la influencia de la vitamina D3 sobre la concentración de AMH y, por tanto, sobre la reserva ovárica. Los estudios realizados en un grupo de mujeres premenopáusicas con ciclos menstruales regulares han mostrado una correlación positiva entre la concentración plasmática de 25-hidroxi-vitamina D3 y AMH. Además, se ha observado una disminución en el nivel de ambas hormonas en invierno y este efecto se revierte después de la administración de vitamina D3.

El efecto de vitamina D3 sobre el nivel de AMH probablemente se debe a la presencia de la secuencia VDRE en el promotor del gen AMH. Además, Merhi y colaboradores en 2014 observador que la deficiencia de 25(OH)D3 en el líquido folicular se correlaciona con una mayor expresión de la transcripción del receptor de AMH tipo II (AMHR-II) en las células de la granulosa humana. También se ha demostrado que VD3 reduce la fosforilación de la proteína Smad 1/5/8 que contribuye a la transducción de señales de AMHR-II. Por lo tanto, la vitamina D3 podría aumentar la síntesis de AMH, pero también modular su efecto sobre las células foliculares mediante la regulación de las vías de señalización intracelular.

A pesar de la falta de datos bibliográficos que indiquen el papel directo de vitamina D3 en el mantenimiento de la reserva ovárica, su efecto sobre la AMH sugiere una acción sinérgica entre ambas hormonas.

Fuente:

  1. Grzesiak M. Vitamin D3 action within the ovary - an updated review. Physiol Res. 2020 Jul 16;69(3):371-378. doi: 10.33549/physiolres.934266. Epub 2020 May 29. PMID: 32469224; PMCID: PMC8648308.
  2. Moridi I, Chen A, Tal O, Tal R. The Association between Vitamin D and Anti-Müllerian Hormone: A Systematic Review and Meta-Analysis. Nutrients. 2020 May 28;12(6):1567. doi: 10.3390/nu12061567. PMID: 32481491; PMCID: PMC7352921.
  3. Irani M, Minkoff H, Seifer DB, Merhi Z. Vitamin D increases serum levels of the soluble receptor for advanced glycation end products in women with PCOS. J Clin Endocrinol Metab. 2014 May;99(5):E886-90. doi: 10.1210/jc.2013-4374. Epub 2014 Feb 27. PMID: 24606102.

 

1036