De GinExeltis

A propósito del 25 de mayo, “Día Internacional de la Tiroides”: la suplementación con selenio y salud tiroidea

A propósito del 25 de mayo, “Día Internacional de la Tiroides”:  la suplementación con selenio y salud tiroidea

La Federación Internacional de Tiroides desde el año 2007 solicitó a la ONU crear el “Día Mundial de la Tiroides” y tiene el propósito de crear consciencia en la población sobre el correcto funcionamiento de la tiroides y su impacto en la salud.

El selenio es un elemento químico no metálico que había sido conocido como un elemento tóxico desde 1930, pero fue hasta 1957 que se le reconoció como un micronutriente esencial para la salud, cuando se comprobó su efecto para prevenir la degeneración necrótica del hígado en animales. Las sales de selenio son tóxicas en grandes cantidades, pero sólo se requieren trazas para la función celular de varios organismos, incluyendo todos los animales. Las fuentes dietéticas que incluyen selenio son las nueces, cereales y hongos.  La ingesta dietética recomendada para adolescentes y adultos es de 55 µg/día.

El genoma humano contiene 25 genes que codifican selenoproteínas. Estas selenoproteínas tienen un amplio rango de funciones, desde antioxidantes hasta antinflamatorias, para la función de la hormona tiroidea activa. La glándula tiroides tiene una concentración de selenio mayor que otros órganos y los tirocitos expresan varias selenoproteínas, deiodinasas, peroxidasa de glutatión y tiorredoxin reductasas. El selenio se utiliza como un cofactor para las 3 de las 4 deiodinasas de hormonas tiroideas y puede activar o desactivar a las hormonas tiroideas y sus metabolitos.

El estrés oxidativo se ha implicado en la patogenia de la tiroiditis autoinmune y la enfermedad de Graves. Por tanto, las propiedades antioxidantes de las selenoproteínas son relevantes para considerar la suplementación con selenio en ambas condiciones.

En Australia, en un estudio prospectivo de casos y controles se demostró que las concentraciones séricas de selenio en pacientes con enfermedad de Graves y orbitopatía, eran más bajas que en pacientes sin orbitopatía.

También se han realizado varios estudios aleatorizados, controlados por placebo y doble ciego, con diseño observacional y prospectivo, que han demostrado mejoría en calidad de vida, bienestar, estatus de hormonas tiroideas y síntomas de la enfermedad en pacientes con tiroiditis de Hashimoto. Algunos estudios han demostrado incluso la reducción de concentración de autoanticuerpos en pacientes con suplementación con selenio, pero otros meta análisis concluyen que la eficacia clínica de la suplementación con selenio en pacientes con tiroiditis crónica autoinmune aún es insuficiente.

Otra línea de investigación es la disminución de tiroiditis posparto en mujeres suplementadas con selenio, pero aún se requieren más estudios.

En conclusión, el selenio si tiene un impacto importante en la función tiroidea normal y es un potencial candidato para la mejoría de marcadores clínicos y calidad de vida en algunos pacientes con tiroiditis autoinmune, así como en pacientes con enfermedad de Graves y orbitopatía. Sin embargo, aún falta más evidencia en ensayos clínicos para sustentar las recomendaciones de suplementación de selenio en el manejo de las enfermedades tiroideas.

Fuente:

  • Winther KH, Rayman MP, Bonnema SJ, Hegedüs L. Selenium in thyroid disorders - essential knowledge for clinicians. Nat Rev Endocrinol. 2020 Mar;16(3):165-176. doi: 10.1038/s41574-019-0311-6. Epub 2020 Jan 30. PMID: 32001830.
  • Köhrle J. Selenium, Iodine and Iron-Essential Trace Elements for Thyroid Hormone Synthesis and Metabolism. Int J Mol Sci. 2023 Feb 8;24(4):3393. doi: 10.3390/ijms24043393. PMID: 36834802; PMCID: PMC9967593.

91