De GinExeltis

Ashwagandha, un adaptógeno multifuncional

Ashwagandha, un adaptógeno multifuncional

Los adaptógenos son sustancias no tóxicas, a menudo de origen herbolario, que pueden restaurar la fisiología en situaciones de estrés o con condiciones no favorables. Uno de estos adaptágenos proviene de un arbusto con flores amarillas, nativo de la india cuyo nombre científico es Witania somnífera, o también conocida como Ashwagandha. Otro de los nombres por el que se le conoce es ginseng indio o cereza de invierno y ha sido utilizada por miles de años en la medicina tradicional para aliviar el estrés, aumentar los niveles de energía y mejorar la concentración. La palabra Ashwagandha proviene del sánscrito “ashwa” que significa caballo y “gandha” que significa olor, ya que la raíz de esta planta tiene un olor peculiar a “caballo mojado”.

Últimamente ha sido de gran interés debido a sus múltiples potenciales acciones en el cuerpo humano. Se ha propuesto que puede tener efectos antinflamatorios, antimicrobianos, anticancerígenos, antidiabéticos, antiobesidad, cardioprotectores e hipolipemiantes. En particular, una de las propiedades más interesantes es su posible aplicación en el campo de las enfermedades neurológicas como la enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, trastornos depresivos, ansiedad e insomnio.

En diversos estudios se ha mostrado que la Ashwagandha puede tener un efecto positivo en el funcionamiento endocrino, incluyendo una mejoría en la función tiroidea, normalización de la actividad adrenal e incluso a nivel reproductivo. El principal mecanismo por el que esto ocurre parece deberse al eje hipotálamo-hipofisario, ya que disminuyen los niveles de cortisol e incrementan los niveles de hormona luteinizante y folículo estimulante en hombres, dando como resultado una mejoría en la disminución del estrés y mejoría de la fertilidad. En otros estudios se ha observado que la ingesta de Ashwagandha puede ocasionar un incremento en la secreción de triyodotironina (T3) y tiroxina (T4) y disminución de los niveles de hormona estimulante de tiroides.

La pregunta sobre sus múltiples beneficios y su potencial “multifuncionalidad”, aún está en investigación y parte de la complejidad es que las raíces, frutos y hojas son ricas en múltiples sustancias activas (alrededor de 50), entre ellas: alcaloides, polifenoles, flavonoides, esteroides y sales. La presentación más común es en forma de cápsulas que tienen extracto obtenido de la raíz de Ashwagandha, y se ha visto que una dosis de 300 mg es segura pero aún hacen falta estudios que avalen su eficacia y perfil de seguridad, especialmente en pacientes con hipertiroidismo o altos niveles de cortisol. Aún así, esta planta continúa siendo un remedio natural prometedor para varios problemas de salud, especialmente las enfermedades endocrinas.

Fuente:

  1. Wiciński M, Fajkiel-Madajczyk A, Kurant Z, Kurant D, Gryczka K, Falkowski M, Wiśniewska M, Słupski M, Ohla J, Zabrzyński J. Can Ashwagandha Benefit the Endocrine System?-A Review. Int J Mol Sci. 2023 Nov20;24(22):16513.
  2. Saleem, S.; Muhammad, G.; Hussain, M.A.; Altaf, M.; Abbas Bukhari, S.N. Withania somnifera L.: Insights into the phytochemical profile, therapeutic potential, clinical trials, and future prospective. Iran. J. Basic Med. Sci. 2020, 23, 1501.

132