De GinExeltis

Metabolismo de la vitamina D y el tejido adiposo

Metabolismo de la vitamina D y el tejido adiposo

La vitamina D más que una vitamina, se comporta como una hormona multifuncional o una prohormona, debido a sus distintas contribuciones en diferentes tejidos y células.

La principal fuente de vitamina D en humanos es por medio de la acción de la luz ultravioleta B (UVB) sobre el colesterol en la piel. Después de la exposición a luz ultravioleta B (290-315 nm), los fotones ultravioletas causan fotólisis del 7-dehidrocolesterol (7-DHC, provitamina D3), a pre-vitamina D3, que es isomerizada térmicamente (37°C) a vitamina D3.

La vitamina D también puede ser obtenida de la dieta y suplementación (con diferentes formas de vitamina D2 y D3). En el hígado, la vitamina D es hidroxilada a 25-hidroxivitamina D (25-OH-vit D) por las enzimas 25-hidroxilasas. Luego, en el riñón, la 25-OH-vit D se convierte a 1,25 hidroxi vitamina D2 por medio de una 1α-hidroxilasa. También existen variaciones geográficas, por ejemplo, en Escandinavia la principal fuente de vitamina D es el pescado y en Estados Unidos los alimentos fortificados. En Reino Unido, la población suele tener deficiencia durante el invierno.

El nivel de 25-OH-vit D total en suero es considerado el mejor indicador del estatus de vitamina D ya que abarca la 25(OH) D3 y 25(OH)D2 y tiene una vida media larga en suero.  Aunque todavía es controversial, en general se acepta que su nivel óptimo para la salud musculoesquelética, especialmente en personas con osteoporosis, varía entre 20 a 30 ng/mL.

La mayoría de las acciones biológicas de la vitamina D son ejercidas a través del receptor nuclear de vitamina D (VDR). El VDR se localiza en la membrana plasmática y en la mitocondria.

El tejido adiposo es el mayor depósito de vitamina D (D2 y D3), así como de 25-OH vitamina D. En personas con obesidad hay niveles menores de 25-OH-vit D que en personas con IMC normal. En general hay una relación inversamente proporcional entre los niveles de 25-OH-vit D y el peso corporal, IMC y masa grasa.

Aproximadamente 65% de los niveles de vitamina D están presentes como vitamina D nativa y el resto es 25-OH-vit D. Sin embargo, la relación entre el almacenamiento y los niveles séricos de 25-OH-vit D en personas con obesidad es complejo y aún no del todo entendido. Por ejemplo, en un estudio realizado en mujeres, se reportó que después de un bypass gástrico, el tejido adiposo visceral tuvo aproximadamente 20% más de vitamina D por gramo que el tejido adiposo subcutáneo.  Los niveles de 25-OH-vit D se asocian fuertemente con las concentraciones en tejido adiposo, mientras que la concentración de vitamina D3 en tejido adiposo varía y no se asocia con los niveles de 25-OH-vit D en suero. Las enzimas involucradas en el metabolismo de la vitamina D como la 25-hidroxilasa, 1 α hidroxilasa y 24-hidroxilasa, están expresadas en el tejido adiposo visceral y subcutáneo.

Finalmente, existe un número creciente de evidencia que sugiere que la vitamina D está involucrada en varios procesos en el tejido adiposo, por ejemplo: efectos directos en adipocitos, como adipogénesis, así como homeostasis e inflamación.

 

Fuente:

  1. Chattranukulchai Shantavasinkul P, Nimitphong H. Vitamin D and Visceral Obesity in Humans: What Should Clinicians Know? Nutrients. 2022 Jul 27;14(15):3075.
  2. Walsh JS, Bowles S, Evans AL. Vitamin D in obesity. Curr Opin Endocrinol Diabetes Obes. 2017 Dec;24(6):389-394.

528