De GinExeltis

Mujeres en Latino América y la anticoncepción sin estrógenos

Mujeres en Latino América y la anticoncepción sin estrógenos

De acuerdo a información de las Naciones Unidas, el uso de anticonceptivos entre las mujeres en edad reproductiva ha incrementado en América Latina. En un análisis de datos de 212,573 mujeres de entre 15 a 49 años en 23 países de América Latina y Caribe, la tasa de uso de métodos anticonceptivos fue de 55.4% para Argentina (2011), 82% en Brasil (“013), 81.3% en Colombia (2015) y 65.5% en México (2015). Sin embargo, hay mucha diferencia en la proporción de mujeres que eligen métodos anticonceptivos hormonales orales. En México este tipo de anticonceptivos es poco usado, mientras que en Chile y Brasil es mayor (25 y 34.2%).

La mayoría de las formulaciones anticonceptivas orales contienen estrógeno y progestina, sin embargo, el componente estrogénico es el que se ha asociado a incremento de eventos cardiovasculares incluyendo infarto agudo al miocardio y evento cerebral vascular, así como tromboembolismo venoso. Aunque el riesgo de presentar estos riesgos es bajo, puede ser difícil que la paciente los acepte a pesar de la consejería.

De acuerdo a la OMS, el tabaquismo (más de 15 cigarrillos diarios) y coexistencia de factores de riesgo cardiovascular están dentro de la categoría 4, en la que no se recomienda el uso de anticonceptivos hormonales orales. El Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia (ACOG) también sugiere evitar el uso de hormonales combinados en mujeres con obesidad, especialmente aquellas con más de 35 años.

En general, la píldora anticonceptiva de sólo progestina no ha presentado incremento en el riesgo de tromboembolismo, infarto o evento cerebral vascular, sin embargo, tiene como efecto secundario menor control de los días de manchado o “spotting”, en comparación con los hormonales combinados, que podrían afectar la tolerabilidad de las pacientes. En el caso de los preparados con drospirenona 4 mg (24 tabletas activas y 4 de placebo), se han asociado a un patrón de sangrado más tolerable (con un promedio de 2.9 días durante el primer ciclo, contra 1 día en el ciclo 13) y en estudios clínicos se ha reportado un índice de Pearl global de 0.72, comparable a la de los anticonceptivos hormonales orales combinados y no se ve afectada por el aumento de IMC.

La seguridad de los preparados con sólo progestina se ha confirmado en estudios multicéntricos fase III, en los que no se han descrito eventos tromboembólicos en 1571 mujeres y además se ha documentado que la dosis de drospirenona de 4 mg no modifica los parámetros de hemostasia como la antitrombina III, dímero D, factores de coagulación VII y VIII, ni la reactividad de proteína C.

Además, también han sido una alternativa segura para usar en diferentes etapas de la mujer como la adolescencia y la lactancia, y como protector de endometrio durante el tratamiento hormonal de la menopausia.

Al ser un anticonceptivo con un perfil de seguridad bueno incluso en mujeres con factores de riesgo cardiovascular o antecedente de tromboembolismo, la píldora de drospirenona 4 mg es una opción segura en mujeres con obesidad, hipertensión y trastornos del metabolismo de carbohidratos, condiciones que son cada vez más frecuentes en Latino América.

Fuente: Sales Vieira C, Celis C, Galán G, Hernández L, Díaz I, López J. Drospirenone: a Latin American perspective for oestrogen-free oral contraception. Eur J Contracept Reprod Health Care. 2021 Feb;26(1):73-78.

736