De GinExeltis

Importancia de la suplementación de ácidos grasos omega-3 en las enfermedades reumáticas

Importancia de la suplementación de ácidos grasos omega-3 en las enfermedades reumáticas

Algunas enfermedades reumáticas, como la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, la gota y la artritis psoriásica, se asocian a mayor mortalidad cardiovascular.

Los ácidos grasos Omega 3 pueden alterar el riesgo cardiovascular a través de varios mecanismos:

  • Estabilización del miocardio (lo que conduce a un descenso de las arritmias cardiacas, presión arterial y a una estabilización de las placas de ateroma).
  • Reducen los triglicéridos y aumentan las lipoproteínas de alta densidad (HDL).
  • Disminuyen la liberación del tromboxano plaquetario.
  • Incrementan la liberación de prostaciclina vascular y ejercen efectos antiinflamatorios.

Hasta la fecha no se conoce ningún ensayo concreto sobre los beneficios cardiovasculares de la suplementación de ácidos grasos Omega 3 en pacientes con Artritis Reumatoide u otras enfermedades reumáticas. Sin embargo, aquellos paciente con una Artritis Reumatoide incipiente que reciben aceite de pescado presentan valores más bajos de triglicéridos, elevaciones del colesterol HDL “bueno” o “protector”, menor uso de AINEs, mayor reducción de la enfermedad y disminución de la síntesis plaquetaria de tromboxano 2, todo lo cual, en principio, reduce el riesgo cardiovascular.

Los niveles sanguíneos de EPA más DHA de los pacientes que toman estas dosis antiinflamatorias de aceite de pescado se sitúan por encima del umbral asociado a un menor riesgo de mortalidad cardiaca súbita.

El aceite de pescado es una fuente generosa de los ácidos grasos n-3 de cadena larga EPA y DHA con efecto antiinflamatorio. La dosis umbral de EPA y DHA que suele necesitarse para alcanzar el efecto antiinflamatorio es de 2,7 g/día de EPA más DHA, es decir, el equivalente a nueve o más cápsulas estándar de 1 g de aceite de pescado o de 10 ml de aceite de pescado embotellado al día. Esta dosis suele ser mayor que la que se auto prescribe el paciente, por lo que es importante concientizar acerca de los cambios en la dieta y dosis adecuada de suplementación.

 Fuentes:

  • Firestein y Kelley. Tratado de Reumatología. Capítulo 72. Stamp L, Cleland L. Nutrición y enfermedades Reumáticas. Ed Elsevier. España 2022.

Von Schacky C, Harris W: Cardiovascular benefits of omega-3 fatty acids, Cardiovasc Res 73:301-305, 2007.

385