De GinExeltis

Náuseas y vómitos en el embarazo… más que sólo “náuseas matutinas”

Náuseas y vómitos en el embarazo… más que sólo “náuseas matutinas”

Las náuseas y vómitos en el embarazo (NVE) son comunes y afectan la salud en general tanto de la madre como del feto. Se estima que afectan hasta al 70-80% de las embarazadas y pueden llegar a disminuir la calidad de vida y tener repercusiones en la nutrición tanto de la madre como del feto. Muchas veces no se tratan en parte a que pueden ser minimizadas por los médicos (ya que se perciben como “algo normal y esperado en el embarazo”) y además a las mujeres puede preocuparles tomar algún medicamento para control de estos síntomas y prefieren “aguantarse”. El problema es que si las NVE progresan pueden tener graves complicaciones e incluso riesgo de hospitalización.

Los síntomas suelen iniciar en las 2-4 semanas posteriores a la fertilización y el pico máximo ocurre entre las 9 y 16 semanas, con una resolución en general a las 22 semanas, aunque hasta un 10% de las mujeres pueden tener síntomas incluso hasta el día del parto.

Actualmente se cuenta con diversos tratamientos que son seguros y efectivos para los casos moderados a severos, y también son de gran utilidad los cambios en estilo de vida y modificaciones en la dieta. La percepción de las pacientes sobre la severidad de sus síntomas juega un papel importante sobre la decisión de cuándo y si en algún momento se inicia tratamiento farmacológico.

Para evaluar la severidad de los síntomas, podemos utilizar el cuestionario PUQE (Pregnancy unique quantification of emesis and nausea), en el cual se toma en cuenta la duración de las NVE, la presencia de vómitos y arcadas, y divide los síntomas en leves, moderados o severos.

Los antihistamínicos son fármacos comúnmente utilizados en el primer trimestre para el control de la NVE. Los de primera generación como la Doxilamina, actúan sobre el sistema vestibular, disminuyen el estímulo sobre el centro del vómito y son categoría B en el embarazo.

El Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia recomienda el uso de Doxilamina/Piridoxina como tratamiento de primera línea en las NVE. Los preparados combinados de estos fármacos y que son de liberación prolongada han sido ampliamente utilizada en distintos países y desde hace 3 décadas se han realizado varios estudios y metaanálisis que avalan tanto su eficacia como seguridad para la madre y el feto. Uno de los efectos secundarios más comunes es el mareo, pero el principal factor para limitar su uso en casos más severos es la intolerancia a la vía oral que pueden llegar a presentar las pacientes, especialmente aquellas que desarrollen hiperémesis gravídica.  

 

Fuente:

  • Committee on Practice Bulletins-Obstetrics. ACOG Practice Bulletin No. 189: Nausea And Vomiting Of Pregnancy. Obstet Gynecol. 2018 Jan;131(1): e15-e30
  • Bustos M, Venkataramanan R, Caritis S.Nausea and vomiting of pregnancy - What's new? Auton Neurosci. 2017 Jan; 202:62-72.
  • Dunbar K, Yadlapati R, Konda V. Heartburn, Nausea, and Vomiting During Pregnancy. Am J Gastroenterol. 2022. Oct 1;117(10S):10-15.

556