NUEVO CONTENIDO
NUESTRO ÚLTIMO WEBINAR
JUEVES 06 JUNIO
NOTICIAS

A propósito del 25 de mayo, “Día Internacional de la Tiroides”: la suplementación con selenio y salud tiroidea 03/06/2024 | 92 vistas

La Federación Internacional de Tiroides desde el año 2007 solicitó a la ONU crear el “Día Mundial de la Tiroides” y tiene el propósito de crear consciencia en la población sobre el correcto funcionamiento de la tiroides y su impacto en la salud. El selenio es un elemento químico no metálico que había sido conocido como un elemento tóxico desde 1930, pero fue hasta 1957 que se le reconoció como un micronutriente esencial para la salud, cuando se comprobó su efecto para prevenir la degeneración necrótica del hígado en animales. Las sales de selenio son tóxicas en grandes cantidades, pero sólo se requieren trazas para la función celular de varios organismos, incluyendo todos los animales. Las fuentes dietéticas que incluyen selenio son las nueces, cereales y hongos.  La ingesta dietética recomendada para adolescentes y adultos es de 55 µg/día. El genoma humano contiene 25 genes que codifican selenoproteínas. Estas selenoproteínas tienen un amplio rango de funciones, desde antioxidantes hasta antinflamatorias, para la función de la hormona tiroidea activa. La glándula tiroides tiene una concentración de selenio mayor que otros órganos y los tirocitos expresan varias selenoproteínas, deiodinasas, peroxidasa de glutatión y tiorredoxin reductasas. El selenio se utiliza como un cofactor para las 3 de las 4 deiodinasas de hormonas tiroideas y puede activar o desactivar a las hormonas tiroideas y sus metabolitos. El estrés oxidativo se ha implicado en la patogenia de la tiroiditis autoinmune y la enfermedad de Graves. Por tanto, las propiedades antioxidantes de las selenoproteínas son relevantes para considerar la suplementación con selenio en ambas condiciones. En Australia, en un estudio prospectivo de casos y controles se demostró que las concentraciones séricas de selenio en pacientes con enfermedad de Graves y orbitopatía, eran más bajas que en pacientes sin orbitopatía. También se han realizado varios estudios aleatorizados, controlados por placebo y doble ciego, con diseño observacional y prospectivo, que han demostrado mejoría en calidad de vida, bienestar, estatus de hormonas tiroideas y síntomas de la enfermedad en pacientes con tiroiditis de Hashimoto. Algunos estudios han demostrado incluso la reducción de concentración de autoanticuerpos en pacientes con suplementación con selenio, pero otros meta análisis concluyen que la eficacia clínica de la suplementación con selenio en pacientes con tiroiditis crónica autoinmune aún es insuficiente. Otra línea de investigación es la disminución de tiroiditis posparto en mujeres suplementadas con selenio, pero aún se requieren más estudios. En conclusión, el selenio si tiene un impacto importante en la función tiroidea normal y es un potencial candidato para la mejoría de marcadores clínicos y calidad de vida en algunos pacientes con tiroiditis autoinmune, así como en pacientes con enfermedad de Graves y orbitopatía. Sin embargo, aún falta más evidencia en ensayos clínicos para sustentar las recomendaciones de suplementación de selenio en el manejo de las enfermedades tiroideas. Fuente: Winther KH, Rayman MP, Bonnema SJ, Hegedüs L. Selenium in thyroid disorders - essential knowledge for clinicians. Nat Rev Endocrinol. 2020 Mar;16(3):165-176. doi: 10.1038/s41574-019-0311-6. Epub 2020 Jan 30. PMID: 32001830. Köhrle J. Selenium, Iodine and Iron-Essential Trace Elements for Thyroid Hormone Synthesis and Metabolism. Int J Mol Sci. 2023 Feb 8;24(4):3393. doi: 10.3390/ijms24043393. PMID: 36834802; PMCID: PMC9967593.

Mayo, mes de la concientización sobre la Preeclampsia: “Predecir, Prevenir, Prevalecer” 03/06/2024 | 89 vistas

Mayo es el mes de concientización sobre la Preeclampsia, una campaña de comunicación de un mes de duración para crear conciencia sobre este trastorno hipertensivo del embarazo que pone en peligro la vida. Aún no comprendemos completamente por qué la preeclampsia y otros trastornos hipertensivos ocurren en entre el 5% y el 8% de todos los embarazos. Actualmente, tenemos pocas opciones además del historial médico y de embarazo de la paciente, para ayudarnos a predecir qué pacientes pueden estar en riesgo de padecer preeclampsia. Nuestra única herramienta de prevención es administrar aspirina prenatal a las pacientes de alto riesgo, con la esperanza de poder retrasar o prevenir la aparición de la preeclampsia. Pero con más investigaciones y mejores prácticas de atención médica, podemos prevalecer sobre la preeclampsia. En 2020, de acuerdo con cifras de la OMS, cada día murieron casi 800 mujeres por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto. Otra cifra importante es que, en 2020, se produjo una muerte materna prácticamente cada dos minutos. Las enfermedades hipertensivas del embarazo representan de las primeras 3 causas de muertes maternas. El Instituto Nacional de Perinatología “Isidro Espinosa de los Reyes” (INPER) de la Secretaría de Salud, dio a conocer que, en México, la incidencia de la preeclampsia es de 47.3 por cada mil nacimientos. El parto puede resolver la mayoría de los signos y síntomas de la preeclampsia; sin embargo, la preeclampsia puede persistir después del parto y, en algunos casos, puede desarrollarse de novo en el período posparto. La preeclampsia posparto persistente o de novo ha surgido como un importante factor de riesgo de morbilidad periparto. Los trastornos hipertensivos del embarazo y, en particular, la preeclampsia prematura, también se asocian con un riesgo sustancial de enfermedad cardiovascular (ECV) y enfermedad cerebrovascular a largo plazo. A pesar de las múltiples líneas de investigación, todavía no podemos predecir, tratar o prevenir adecuadamente la preeclampsia. Hemos adquirido conciencia de que la preeclampsia es un síndrome, no una enfermedad, y que es heterogénea en su presentación y fisiopatología, lo que puede indicar diferentes fenotipos subyacentes, y que el impacto se extiende más allá del embarazo per se.   Fuente: https://www.preeclampsia.org/AwarenessMonth Rana S, Lemoine E, Granger JP, Karumanchi SA. Preeclampsia: Pathophysiology, Challenges, and Perspectives. Circ Res. 2019 Mar 29;124(7):1094-1112. doi: 10.1161/CIRCRESAHA.118.313276. Erratum in: Circ Res. 2020 Jan 3;126(1):e8. PMID: 30920918. Myatt L. The prediction of preeclampsia: the way forward. Am J Obstet Gynecol. 2022 Feb;226(2S):S1102-S1107.e8. doi: 10.1016/j.ajog.2020.10.047. Epub 2021 Mar 27. PMID: 33785181.

12-18 de mayo: semana mundial del parto respetado. 24/05/2024 | 211 vistas

¿Qué es el parto respetado? En las décadas de 1960-1970 comenzó formalmente el énfasis en la atención de calidad en enfermería, partería y medicina, y se han utilizado una variedad de términos, como: atención de calidad, atención humanizada, atención basada en derechos, atención centrada en la familia, atención centrada en el paciente, atención centrada en la mujer y atención respetuosa. En la atención de maternidad, estos conceptos aparecieron en la década de 1970 junto con el movimiento por los derechos de las mujeres, que incluía la salud y los derechos de las mujeres, e impactó el pensamiento de los proveedores sobre la prestación de atención. Al mismo tiempo, revistas de enfermería y partería publicaron investigaciones sobre lo que ahora denominamos “cuidado respetuoso basado en evidencia”, como evidencia que respalda posiciones para el parto distintas a la supina. A principios de la década de 2000, la atención materna respetuosa comenzó a aparecer en los libros de texto y en los cursos de formación para parteras. Esto incluyó la capacitación del Colegio Estadounidense de Enfermeras Parteras sobre cómo saludar y escuchar a la mujer y su familia, brindar privacidad y medidas de comodidad, explicar lo que sucederá y responder preguntas. Hoy en día, la atención de maternidad respetuosa ha evolucionado para referirse a “la atención organizada y brindada a todas las mujeres de manera que mantenga su dignidad, privacidad y confidencialidad, garantice la ausencia de daños y malos tratos y permita la elección informada y el apoyo continuo durante el trabajo de parto y el nacimiento” y es recomendado por la OMS para todas las mujeres. Las recomendaciones de la OMS sobre la atención durante el parto para una experiencia de parto positiva (2018) destacan que la atención de maternidad respetuosa está de acuerdo con enfoques de atención de maternidad basados ​​en los derechos humanos, podría mejorar las experiencias de las mujeres durante el trabajo de parto y el parto y abordar las desigualdades en salud. Shakibazadeh y sus colaboradores realizaron una síntesis de evidencia cualitativa (revisión sistemática de investigaciones cualitativas) y desarrollaron doce dominios de atención de maternidad respetuosa desde las perspectivas de las mujeres y los proveedores de atención médica. Los 12 dominios del parto respetado durante la atención de maternidad son: Estar libre de daño y maltrato. Mantener la privacidad y la confidencialidad. Preservar la dignidad de las mujeres. Provisión prospectiva de información y búsqueda de consentimiento informado. Garantizar el acceso continuo al apoyo familiar y comunitario. Mejorar la calidad del entorno físico y los recursos. Brindar atención de maternidad equitativa. Participar en una comunicación efectiva. Respetar las decisiones de las mujeres que fortalezcan sus capacidades para dar a luz. Disponibilidad de recursos humanos competentes y motivados. Provisión de atención eficiente y efectiva. Continuidad de la atención. Desafortunadamente, el maltrato a las mujeres durante el parto prevalece ampliamente en todo el mundo e incluye prácticas que pueden hacer que la mujer se sienta deshumanizada, sin poder o sin control de su parto. Dichas prácticas pueden incluir abuso físico o verbal, discriminación, exámenes y/o procedimientos vaginales no consentidos (por ejemplo, cesárea, episiotomía, inducción del parto), falta de privacidad, falta de atención de apoyo y negligencia. Estas experiencias de maltrato pueden ocurrir a nivel interpersonal entre la mujer y el proveedor de atención médica, o a nivel del centro de salud o del sistema de salud.   Fuente: Bohren MA, Tunçalp Ö, Miller S. Transforming intrapartum care: Respectful maternity care. Best Pract Res Clin Obstet Gynaecol. 2020 Aug ;67:113-126.